Cómo ser integrador social

¿Está pensando en estudiar integración social pero no sabe dónde podría trabajar después? Es normal que te hagas estas preguntas. Por eso hemos preparado este artículo, que habla de las opciones profesionales en la educación para la inclusión social, para que puedas conocer las diferentes posibilidades.

Como ya sabes, para convertirte en integrador social, necesitas obtener un diploma en integración social. Durante el ciclo de formación de dos años, adquirirás las competencias profesionales necesarias para diversos empleos, siempre en el ámbito de la integración social, y podrás trabajar tanto en el sector público como en el privado.

En general, el Especialista Superior en Inclusión Social es responsable de la planificación, organización y ejecución de las medidas de inclusión social. Al promover la igualdad de oportunidades, el especialista actuará siempre con respeto hacia las personas a las que ayuda. Además, deben crear un entorno seguro para las personas a las que ayudan y para ellos mismos. Utilizarán estrategias y técnicas específicas y trabajarán para crear oportunidades de igualdad.

Oportunidades profesionales para la integración social: profesiones

  • Auxiliar de tutela: La persona que mas interactúa con la persona a la que se cuida suele ser su cuidador. Les ayudan en las tareas cotidianas y prestan mucho apoyo a la persona discapacitada.
  • Facilitadores de formación y/o empleo: Su principal tarea es integrar a sus clientes en el mercado laboral, pero también formarles y orientarles para ayudarles en sus carreras.
  • Profesores de primaria, profesores de escuelas especiales, educadores de familia, educadores en diferentes tipos de instituciones y educadores de personas con discapacidad.
  • Especialista en apoyo educativo: Su función es integrar a los alumnos con necesidades educativas especiales, colaborar en un plan de acción para los alumnos con discapacidades físicas o mentales o problemas graves de comportamiento, y contribuir a satisfacer las necesidades relacionadas con la independencia y la accesibilidad en el entorno escolar y el plan de estudios.
  • Mediador intercultural, vocacional y/o laboral, vecinal y comunitario.
  • Monitor de centros abiertos, centros para personas con discapacidad y centros de rehabilitación psicosocial.
  • Preparador laboral: se encarga de buscar herramientas para ayudar a las personas con discapacidad en su carrera profesional, por ejemplo, ayudándoles a encontrar y mantener un empleo, orientándoles hacia la formación y mejorando sus habilidades sociales.
  • Técnico de acompañamiento, integración profesional, integración social, movilidad básica, programas de prevención e inclusión social, técnico educativo, empleo con apoyo y técnico especial (integrador social y educativo).
  • Trabajador familiar: presta servicios mediante las siguientes técnicas: observación y acompañamiento de la familia, diálogo estructurado (escucha y comprensión), actividades cotidianas (tareas domésticas, asuntos personales, seguimiento del tratamiento, etc.), siempre fomentando y acompañando la participación e implicación del usuario.

¿Dónde se puede trabajar como integrador social?

Tras la graduación, puedes desarrollar tu actividad en el campo de los servicios humanos: Asistencia, educación, apoyo en el ámbito de la atención domiciliaria y psicosocial, así como en el ámbito de los servicios comunitarios: atención psicosocial a grupos e individuos en situaciones sociales desfavorecidas, mediación comunitaria, integración profesional y vocacional y promoción de la igualdad de oportunidades y defensa de los derechos de las víctimas de la violencia de género y de sus hijos. Como puede ver, las posibilidades son muy diversas. Aquí tienes algunos ejemplos de dónde puedes trabajar:

  • Hogares para personas mayores
  • Hogares para personas con discapacidad (física y mental)
  • Centros para personas marginadas
  • Centros de acogida para inmigrantes
  • Centros de acogida de menores
  • Ayuda en casa
  • Centros de servicios sociales

¿Hay futuro para la integración social?

La empleabilidad de este módulo formativo viene avalada por el gran número de sectores profesionales en los que se aplica, especialmente en el sector de los servicios sociales y educativos, en el que sin duda se encuentran la mayoría de los ayudantes familiares del sector de los servicios sociales, culturales y comunitarios. Además, la asunción de actividades profesionales en nuevos sectores, como la mediación comunitaria y la integración laboral de personas con discapacidad, personas en riesgo de exclusión social y víctimas de la violencia de género, ha tenido un impacto muy positivo en las oportunidades de empleo de los técnicos mayores en el ámbito de la inclusión social.

Otro factor clave que determina el futuro de este curso es la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, que, junto con el aumento del número de personas mayores, garantiza un incremento de la contratación de larga duración.